Uno de milagros

Verbo en casa de nadie
escrito a luz de piedra nuestra
verbo fortuito
verbo en mujer
Amor de la cumbre
Un verbo buscado

*

Tu leve cuerpo el biombo del sueño
Rumor de la garúa
Tu leve cuerpo tus algas cabelleras
Tu breve cuerpo en silencio
Tu ardua lejanía
bandada subliminal
Debo decirte que han vuelto en remar
bajo el polvo del insomnio
aquellas mariposas
saxífragas del agua en las estrellas
Debo acordarme y recordarme que viajas
sorpresa infinita
que calma que no calma

Aunque la herida sea insondable suavidad
amiga de mi alma
enamorada de mi vida
¿cuántas uniones entre estas palabras?
Aunque existan tus movimientos
los tallos encantados de tu voz
aunque remes el aura estival sin sudar
siempre sombra de mis litros íntimos
siempre increíble pez ahí
siempre
y cuando el cosmos tiene frío
siempre echándose a dormir bajo tu colcha

Aire que haces río vida
canoa amada de lo profundo
seremos esa ola bárbara de
ceros delicadísimos
seremos los lindes en el vapor caliente
delirio del arma todo en viceversa
Mi mujer inhóspito hambre
Mi selva de cariño

Rocía sembrío rubí que
luego bajo sol lumbar
Tu espalda crisálida
la sequía sea claridad
anticipándose las noches
oh mujer mi reflujo de sueños

Eres de la estirpe de mi memoria
Innata fruta de la locura
Eres de la marea crecida hasta la punta
Luna enrejada por pestañas hielo
eres la delicada oquedad de tus dedos
eres un juego que relumbra
para abrirte en mi descanso
Entraña de aire diurno
de aguas noctívagas

Territorio de hondo toque
árboles esquirlas de placer
Eres música presencia palabra
en archipiélago
Agua de lámpara de sino
eres la unión acrobática de astros
la playa interior de tus ojos

Hallamos doncellas mantarrayas en tu cuerpo
oh mi noche captada en mi vaso fatal
eres la flor de la dinámica intacta
Eres semilla semilla de espejo
en las poleas de amor
mi fruta desmedida mordiendo al
relámpago vigía.

A lamer el sueño
los óvalos de lluvia
arrojemos trigos de costumbre
despertémonos de los padres
mujer que lates
grita tu vida
¡grita tu sed!
Somos furia que siempre se asiste
Milagros las horas son tuyas


A Milagros; palabras que pertenecen a tu libertad futura, pronticia, que se exhubere ahora, que se amotine. Con amor de siempre… (octubre de 1998 aproximadamente)

Commentaires

Leticia a dit…
um homem apaixodado pelas paixões... as mulheres são apenas um detalhe deste gozo, deste círculo fechado: paixão, sofrimento, poesia.
Mas vale pela poesia, elas são lindas!
esteban gabriel a dit…
Un poco más como espiral tal vez, aunque puede que incluso en eso, como Sierpinski habrá calculado accidentalmente y no Hegel, la espiral también se muerda la cola. Es bueno morderse la cola de un poema de noche. Más vale, como dices Lele.
Leticia a dit…
Nunca consegui entender Hegel... "O broto desaparece na eclosão da flor e poder-se-ia dizer que aquele é refutado por esta; do mesmo modo, o fruto declara que a flor é uma falsa existência da planta e a substitui enquanto verdade da planta". Prefiro a simplicidade de Alberto Caeiro: "Metafísica? Que metafísica têm aquelas árvores? A de serem verdes e copadas e de terem ramos E a de dar fruto na sua hora, o que não nos faz pensar,A nós, que não sabemos dar por elas. Mas que melhor metafísica que a delas,Que é a de não saber para que vivem. Nem saber que o não sabem?"

...quanto a matemática, as figuras geométricas, os triangulos que se reproduzem infinitamente... fiz questão de esquecer no 2º Colegial, quando ainda usava uniformes e decorava regras.

mas uma coisa que eu adoraria ver: um canis familiaris morder su cola e neste exato instante descobrir por seus proprios e carnívoros dentes, que aquele obejto tão desejado fazia parte de seu próprio corpo

infelizmente nunca consegui ver!

Articles les plus consultés